Solicitar una cita

    odident

    Odontología biológica-integrativa

    – “Tienes la saliva ácida”
    – “Tu problema dental es genético”
    – “Tienes que cepillarte mejor”
    – “El implante ha fracasado porque lo has rechazado”

    Estos son algunos de los ejemplos de argumentos que en algún momento el dentista le ha dicho al paciente para justificar su problema bucal. Yo misma los he utilizado durante años porque desde la Odontología convencional que me explicaron en la carrera, había muchos casos que realmente “no tenían explicación”.

    Como persona curiosa que soy, me negaba a pensar que esa era la explicación que debía dar a los pacientes … Seguía buscando el porqué a gingivitis en pacientes sin sarro y con buenos hábitos; caries en pacientes con buena alimentación y/o fracaso de implantes dentales en pacientes con buena salud general y no fumadores. El problema de esos argumentos es que todos son LIMITANTES, son etiquetas que incitan a pensar que no hay solución y es “lo que me ha tocado en esta vida” como la diabetes, la hipertensión o la hipercolesterolemia. Patologías crónicas que en la mayoría de los casos se resuelven con medicación y resignación en vez de tratar el origen de ese problema.

    En los últimos años, me he dedicado a estudiar disciplinas ajenas a la odontología convencional para conseguir respuestas. El término Odontología Holística, Biológica y/o Integrativa reúne muchas visiones y disciplinas que he ido incorporando en mi práctica diaria. La Posturología, Kinesiología, Noesiterapia, Psiconeuroinmunología y Biodescodificación son algunos de los recursos que sí me han permitido dar respuestas a mis pacientes y a sus problemas bucales.

    Dentro de las recomendaciones clásicas de los odontólogos están la higiene bucal diaria, evitar el tabaco y/o el alcohol y no consumir azúcar para la prevención de caries. Pero dónde quedan las recomendaciones sobre el estilo de vida, el descanso, la respiración, la alimentación real (mucho más allá del azúcar común), el ejercicio y sobre todo la comunicación con los demás y con uno mismo.

    La cavidad oral no solo tiene dientes y encías, se nos ha olvidado la importancia de los labios, la lengua y la saliva que al fin y al cabo son los responsables de la posición y la salud de nuestros dientes. Seguimos viendo niños con mucho problema dental y de los maxilares (generalmente falta de desarrollo) a pesar de la información que a día de hoy tenemos en relación a la que tenían nuestros padres hace 30 o 40 años. ¿Por qué será? Quizás porque solo nos hemos centrado en comprarles pasta con flúor y controlar el consumo de azúcar… Nos hemos desviado de la evolución humana y de lo que realmente se considera SALUD.

    ¿Acaso nos preocupamos de que los niños coman con hambre? ¿De que coman lo que realmente les refuerza su sistema inmune? Y eso no significa un actimel, significa comer grasa saludable y proteína de calidad.

    ¿Cuantos niños bruxan por la noche? ¿Nos hemos planteado el uso de pantallas más allá de las 20 h, el estado de su microbiota oral e intestinal o cuál es su estado emocional?

    ¿Por qué hay tanta patología respiratoria y alergias? Uno de los factores que más vemos es la respiración oral y la consecuente disbiosis que produce. ¿Por qué en vez de dar corticoides no rehabilitamos su respiración nasal y tratamos la disbiosis? ¿Si además sabemos que la masticación es una función ESENCIAL para la digestión y la respiración, ¿por qué trituramos los alimentos desde bebés? ¿Por qué priorizamos productos que además de no tener densidad nutricional, no favorecen una masticación efectiva y solo producen más ansiedad? ¿Por qué damos hasta la fruta triturada impidiendo al correcto desarrollo de los maxilares?

    Finalmente, más allá de todo lo comentado, creo que hay algo aún más básico, los niños NO SE COMUNICAN. Sé que es un tema extenso e incluso controvertido, pero es vital el habla, ya que induce una correcta función  lingual, además de favorecer el equilibrio emocional de los niños. ¿En qué momento hemos dejado de tener tiempo para escucharles? ¿En qué momento hemos pensado que como adultos sabemos todo lo que necesitan?

    Siempre se habla de los aspectos negativos en cuanto a la evolución, pero nos olvidamos que en los últimos años ha habido mucho avance en la comprensión de la enfermedad y la importancia de la epigenética y el estado emocional de cada uno de nosotros. Por tanto, vamos a quitarnos etiquetas limitantes y por fin abrir la puerta de nuestra salud.

    Si algo de lo que has leído te ha resonado o generado curiosidad me encantaría que lo compartieras conmigo. Al final, desde mi enfoque es importante la comunicación con cada uno de mis pacientes y su historia vital, es el único modo de entender que está pasando en mi cuerpo y cómo puedo solucionarlo.

    Dra Carmen Vidal

    Compartir
    Contacto

      Abrir chat